Tecnologías verdes: Qué son y cómo aplicarlas en las empresas en crecimiento

tecnologias-verdes.jpg

Cuidar el medio ambiente es un tema que ha ganado mucha fuerza en las últimas décadas; esfuerzos como reciclar, separar los residuos o disminuir el consumo de energía han demostrado que puede hacerse una gran diferencia en el planeta.

Cada día son más las compañías que entienden la importancia de este tema y el valor empresarial que le aportan a su organización. El tema ambiental ha dejado de ser una creencia personal para convertirse en un tema de incumbencia a nivel mundial y poco a poco los procesos se han ido adaptando a ello dando paso a las llamadas tecnologías verdes.

Las tecnologías verdes han llegado no sólo para preservar el mundo en el que vivimos sino también para cuidar la cuenta bancaria de tu organización. En esta edición de Corponet te explicamos todo lo que necesitas saber sobre las tecnologías verdes, cómo puedes aplicarla en tu empresa y los beneficios que conlleva su implementación.

 

¿Qué son las tecnologías verdes y que beneficios le brindan a tu empresa?

Las tecnologías verdes o también conocidas como tecnologías ecológicas, son todos aquellos bienes o servicios diseñados en pro de mejorar y preservar los recursos naturales. Este tipo de tecnologías se preocupa por resolver todos aquellos problemas asociados a los residuos o el ruido y abarcan desde grandes sistemas, hasta soluciones sencillas que fácilmente pueden ser aplicadas en una pequeña o mediana empresa.

Tal como mencionamos anteriormente, cada día son más las empresas que se suman a este tipo de tecnologías y deciden pensar en verde ¿La razón? Conllevan grandes beneficios, especialmente en el ámbito financiero. Por ejemplo, aplicar una cultura de cuidado ambiental dentro de tu empresa puede disminuir tus facturas en energía, agua y materias primas.

 

¿Cómo aplicar tecnologías verdes en las empresas en crecimiento?

Existen diversas maneras en las cuales tu negocio puede aplicar tecnologías verdes, a continuación te platicamos algunas:

Administrar la energía

Cuidar la energía es una gran manera de ser amigable con el ambiente y por ello es tan importante inculcar en tu equipo hábitos que permitan ahorrar un poco como por ejemplo: Apagar los focos al salir de la oficina, apagar las computadoras al terminar la jornada laboral o colocarlas en modo ahorro luego de cierto tiempo de inactividad, aprovechar la luz solar y disminuir el uso de la calefacción, etc.

Adquirir equipos de bajo consumo

Invertir en equipos de bajo consumo como computadoras de escritorio, monitores, servidores e incluso focos puede hacer una gran diferencia a largo plazo en cuánto a ahorro de energía y recursos se refiere. En el mercado pueden conseguirse una amplia gama de productos diseñados especialmente para ello y con igual o mejor rendimiento que uno convencional y además, con precios accesibles.

Reducir al máximo la impresión de papel

Evita el desperdicio de papel y fomenta en tus empleados imprimir sólo aquellos documentos o archivos que sean realmente necesarios. Esta es una excelente forma de ahorrar papel, dinero y contribuir con el ambiente.

Fomentar las videollamadas

El internet ha llegado para cambiar el mundo por completo y los procesos empresariales no escapan de ello. Una manera de contribuir con el ambiente es fomentando el uso de las videollamadas, ya que esto contribuye a reducir significativamente la movilidad de los empleados, lo que impacta directamente en la relación de gastos por conceptos de viáticos y la producción de carbono en el planeta.

Realiza auditorías energéticas cada cierto tiempo

Aplicar auditorías energéticas en las oficinas, salas de servidores y centros de datos puede ayudar a tu empresa a detectar a tiempo fugas o excesos de energía.

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *